Terapias complementarias en el paciente oncológico
Al recibir terapias complementarias como Reiki o Reflexología, los efectos secundarios de quimio y radioterapia desaparecen

Terapias complementarias en el paciente oncológico

En La Cornisa Violeta llevamos muchos años tratando a pacientes de oncología con Reflexología y Reiki y los resultados obtenidos son extraordinarios: los efectos secundarios de las terapias asociadas al cáncer, quimioterapia y radiación, son muy agresivos, pero al recibir estas terapias complementarias, esos efectos secundarios desaparecen y el paciente se encuentra con más optimismo y siente que tiene más recursos para afrontar lo que está viviendo.

La medicina alternativa es una modalidad de tratamiento que se usa en lugar de la medicina convencional. En este sentido, por definición, las terapias alternativas no están integradas a la medicina convencional.

Hay que destacar que, aunque las terapias complementarias tienen un claro beneficio para los pacientes oncológicos, en ningún caso reemplazarán a al terapia convencional y deben utilizarse en forma coordinada como propone la Sociedad de Oncología Integrativa (SIO).

Existen varios términos para designar el mismo concepto, así, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la “medicina alternativa” y “medicina complementaria” responde a una clasificación otorgada en países donde no existe integración entre medicina tradicional y medicina occidental, por eso, prefiere hablar en “términos” de medicina tradicional.

Según la OMS, este vocablo debe referirse tanto a los sistemas de medicina tradicional, así como a las diversas formas de medicina indígena no sistemáticas. Asimismo, define esta medicina como “prácticas, enfoques, conocimientos y creencias sanitarias diversas que incorporan medicinas basadas en plantas, animales y/o minerales, terapias espirituales, técnicas manuales y ejercicios aplicados de forma individual o en combinación para mantener el bienestar, además de tratar, diagnosticar y prevenir las enfermedades”.

Al recibir terapias complementarias como Reiki o Reflexología, los efectos secundarios de quimio y radioterapia desaparecen

En este sentido, se estima que en el mundo entre 33% y el 47% de los individuos diagnosticados de cáncer usan terapias complementarias durante su tratamiento. Además, entre el 38% y el 60% de pacientes con cáncer usan medicamentos o sustancias complementarias sin comunicarlo ni consultarlo con nadie de su equipo de salud tratante y el 50% de las pacientes sobrevivientes de cáncer de mama requieren terapias mente cuerpo, aún después de terminar el tratamiento oncológico y estar teóricamente curados.

Las personas con cáncer podrían considerar los métodos complementarios y alternativos debido a una variedad de razones, como pueden ser el tener el deseo de aliviar los efectos secundarios ocasionados por el tratamiento convencional; tener interés en encontrar un enfoque de tratamiento que produzca menos malestar debido a que pudiera ocasionar menos efectos secundarios; tener la disposición de tomar un papel más participativo en mejorar su propia salud y bienestar o tener preferencia por las teorías alternativas sobre la salud y la enfermedad, así como por los tratamientos alternativos.

Los métodos complementarios y alternativos a menudo resultan atractivos debido a que emplean recursos de su propio cuerpo y mente, al igual que recursos obtenidos de la naturaleza. Algunos prometen bienestar a través de métodos que suenan simples, integrales y sin efectos secundarios, algo que el médico no puede ofrecer. Otra ventaja es que todo esto son cosas que el paciente y es él el que toma la decisión.

Lo cierto es que existen varias clasificaciones de las terapias complementarias y alternativas, aunque la más utilizada es la publicada en el informe de la White House Commission on Complementary and Alternative Medicine Policy, y el Centro Nacional para la Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) en la que se diferencian cinco categorías o dominios:

  • Sistemas médicos alternativos: las que se consideran sistemas completos de teoría y práctica, sistemas alternativos a la medicina convencional, y que se han practicado principalmente en China e India desde hace miles de años. Son, por ejemplo, la Homeopatía, Acupuntura y la Ayurveda.
  • Las intervenciones mente cuerpo: incluye aquellas técnicas o intervenciones que realzan la capacidad de la mente para afectar las funciones y síntomas corporales, por ejemplo la Relajación, la Meditación o Yoga, Grupos de Apoyo, Musicoterapia, Artes Expresivas o Visualización.
  • Las terapias con base biológica: aquellas que utilizan sustancias naturales, como hierbas dietéticas, alimentos y vitaminas. Entre ellas se encuentra la Fitoterapia, la Terapia Nutricional y los Tratamientos con Suplementos Nutricionales y Vitaminas.
  • Métodos de manipulación del cuerpo: aquellos que ponen el énfasis en la manipulación o en el movimiento de una o varias partes del cuerpo. Son la Osteopatía, Quiropraxia, Masaje Terapéutico y Reflexología.
  • Terapias de base energética: aquellas que se basan en la manipulación de los campos de energía e incluyen a la vez dos subcategorías: terapias del biocampo, las que afectan al campo de energía que rodean y penetra al cuerpo humano, y terapias bioelectromagnéticas, las que implican el uso no convencional de campos electromagnéticos. El Reiki, Tai chi, Qi Gong y Tacto Curativo son algunas de ellas.

Artículo de Referencia: «Estas son algunas terapias complementarias en el paciente oncológico» de la web noticiasensalud.com

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Eva

    Muy didacdico y sobretodo muy bien explicado. Gracias por lod aportes. Es un placer seguir aprendiendo de tu mano.

    1. Rosalia Vallejo

      Muchas gracias, Eva.Me alegro de que te haya gustado. Es importante la divulgación de cómo pueden ayudar las terapias complementarias a las personas que están pasando por una situación tan difícil.

Deja un comentario